Fotos del Dolor

By Noigroup HQ Language: Español 15 Dec 2020

¿Una relación entre la fotografía y el dolor?

La velocidad de la tecnología fotográfica y el procesamiento casi instantáneo dentro de las cámaras digitales modernas a menudo esconde el hecho que la información sobre la “foto” el altamente procesada antes que logremos “ver” la imagen. Podríamos pensar en una fotografía como un reflejo acertado de la realidad, sin embargo, solamente son una aproximación cercana que está altamente influenciada por una variedad de contextos, conocimiento y comprensión de significado.

¿Suena Familiar?

¿Podría existir acá una buena metáfora para ayudar a las personas a conceptualizar el dolor? Veamos

Una aproximación (muy) básica a la fotografía

Al sacar una foto, la luz para a través de un lente y luego es capturada por sensores dentro de la cámara que convierten la luz en información (señales) eléctricas (quizás alguno de ustedes recordará cuando esto ocurría en rollos de fotos reales sin bits o bytes). Esta información es altamente procesada y puede ser modificada antes que un “producto” (output) sea construido la forma de una imagen digital. Esta información representa un momento en el tiempo – sin embargo, dependiendo en la velocidad del obturador, esto puede ser milisegundos, segundos, o más (esto debiese ser la primera pista que una imagen no es siempre un reflejo veraz de la “realidad”). Reflexionemos en esto un poco más.

Seis razones para pensar que una imagen digital no es un reflejo veraz de lo que está “allá afuera”

Uno: Antes que la luz llegue a los sensores, puede ser modificada de muchas maneras – el foco, la velocidad y apertura del obturador pueden ser modificados para alterar como “la luz llega adentro”. Este “input” puede luego ser procesado a través de múltiples filtros para cambiar el “producto” (output)… Pero la metáfora “input-procesamiento-producto” puede descomponerse aquí, ya que el producto de un proceso puede convertirse en el input de otro proceso, ya que múltiples filtros – blanco y negro, nitidez, brillo, etc – pueden ser aplicados uno tras otro. Una mejor metáfora es un proceso variable y continuo de muestreo (capturar una imagen) y procesamiento para construir fotos dinámicas de la condición del mundo.

Dos: La cámara no es solo un “receptor pasivo” – tiene un flash que puede iluminar la escena (hasta cierto grado) momentos antes que la imagen sea capturada – ¡un “output” antes que un “input”! En este sentido la cámara puede actuar sobre el mundo – alterándolo – antes de la información de muestreo.

Tres: La cámara puede ser apuntada a varios objetivos enfocar la atención en una característica particular. En cualquier composición fotográfica, lo que se deja fuera puede ser tan importante como lo que se incluye y, alterar nuestra percepción del mundo “allá afuera”.

Cuatro: El zoom del lente se puede ajustar para alterar el punto focal de interés o la composición de la imagen. Pero hay un límite para el grado de detalle para estas fotos basado en la sofisticación del equipo; la cantidad de pixeles por cm2 o la granulosidad de la cinta. El zoom está demasiado lejos y la imagen puede quedar muy pixelada, degradada, perder los detalles.

Cinco: Conocimiento, expectativas y experiencias del operador de la cámara informan cómo se manipula la cámara y altera la imagen capturada. Sin embargo, muchos de nosotros no sabemos mucho sobre, apertura y velocidad del obturador, foco manual o automático, filtros, entre otras características, así ponemos los ajustes automáticos para que no tengamos que pensar en esos detalles.

Seis: La imagen que miramos – las cosas que percibimos – puede ser una impresión digital en una pantalla, o una impresión física. El tamaño, resolución, la densidad de pixeles, los niveles de brillo y contraste de una pantalla pueden alterar drásticamente como se percibe una imagen. Una impresión física pasa a través de varios procesos, cada paso tiene la capacidad de alterar la imagen final. Por ejemplo, la luz usada para exponer el papel fotográfico se puede manipular de muchas maneras, tiempo, brillo, distancia a la fuente de luz (sin mencionar el potencial de exponer, quemar, u otras alteraciones a la luz que un aficionado a la fotografía pudiese generar). Y luego el proceso de exposición química necesario para revelar una foto influir en la imagen debido a los variados químicos sus concentraciones y tiempos para los baños de revelado, parada y fijación.

Seis etapas hacia el dolor

Uno: Los receptores en nuestro cuerpo no son estáticos – son dinámicos, siempre están cambiando, alterando los “inputs” a nuestro sistema. Pero de igual forma, la metáfora “input – procesamiento – output” puede descomponerse toda vez que el “output” (por ejemplo, cambios químicos u hormonales) pueden alterar los “inputs” y alterar nuestra percepción de lo que hay “allá afuera” (el mundo) y lo que hay “dentro” (nuestros cuerpos) de manera constante, continua y cambiante. Los sensores toman “fotos” (muestras) de nuestro estado de ánimo de manera frecuente, incluyendo información que es llevada a nuestro sistema nervioso central en relación con las amenazas de daño real o potencial, pero no necesariamente percibimos de manera directa las muestras sin procesar.

Dos: Nosotros (humanos con cerebro) no somos receptores pasivos de información. Podemos actuar en el mundo para cambiar la información sensorial a través del movimiento, y podemos cambiar el mundo para modificar cómo percibimos nuestros cuerpos y el ambiente que nos rodea. Varios factores (biológicos, psicológicos y sociales) modifican como capturamos y transmitimos información.

Tres: Podemos cambiar nuestro foco – poner más o menos atención a lo que pasa “allá afuera” o “acá dentro” puede alterar dramáticamente lo que percibimos. Enfocarse mucho en uno puede incluso “borrar” nuestra percepción del otro. Entonces, la información recibida por nuestro cerebro respecto del estado de nuestros tejidos no se relaciona de manera directa con el estado actual de nuestro cuerpo.

Cuatro: La “resolución” de nuestro sistema sensorial es finita y variable. Enfocarse demasiado “cerca” a la discriminación de dos puntos en la piel de nuestra espalda y perderemos la capacidad de observar características. Si experimentas dolor en una región del cuerpo, la habilidad de discriminación asociada a esa área puede estar alterada – degradada.

Cinco: El conocimiento, las expectativas y experiencias alteran drásticamente nuestra percepción. Muchos de estos procesos son “automáticos” y ocurren detrás de escena. Pero el conocimiento sobre como le damos sentido al mundo y a nuestros cuerpos en él, nos permite cambiar los ajustes y cambiar o experimentar.

Seis: El carácter final de nuestra experiencia es altamente modificable – algunas veces puede ser como una imagen digital, alterada por “ajustar los interruptores” de brillo y contraste (¿atención y foco?) el tamaño de la pantalla (¿preponderancia?) y resolución (¿significado?). Algunas veces las experiencias pueden ser como una foto física – altamente influenciada por los ajustes químicos internos de nuestro cuerpo en ese momento específico del tiempo, para luego quedar “fijada” y con dificultad para cambiarla luego de los hechos (¿puede haber una relación a experiencias tales como Sd. Post traumático?)

Tres puntos clave de la metáfora para resumir

 

 

Por Último

¡Cómo se verán estas“instantáneas” para una persona cursando dolor persistente o para alguien con inflamación lumbar aguda?. ¿Cómo sus cerebros enfocan, procesan, interpretan y determinan el significado de la información sobre el “volcán del paciente”, esto es, el estado de su zona lumbar?

Thoughts, comments, questions? Discuss below.

-Ben Boyd (Feat Tim Cocks*)

Benjamin Boyd (PT, DPTSc, OCS) actualmente es profesor asociado de Merrit University en Oakland, California, donde enseña el manejo de pacientes con patologías Musculoesqueléticas. Ha realizado cursos en la anatomía, biomecánica, evaluación e intervención clínica del sistema nervioso periférico desde el 2004 y se unió a NOI US como exponente el 2013. Ben has written some great posts for noijam and is currently undertaking research looking at body image after breast cancer treatment.

*Ben conceived and developed the ideas presented here, wrote the original manuscript and did pretty much all of the work. Tim made a few suggestions, formatted and edited the piece and did very little. But because Ben is a super nice and generous guy, he insisted Tim put his name there too!

comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Success!

Product was added to cart.